Proyecto Europeo “Todas las manos a cubierta”

A la Universidad de Murcia, a través de la Cátedra de Historia y Patrimonio Naval, se le ha concedido, por parte de la Unión Europea, en su modalidad Erasmus+, un proyecto con el título “Todas las manos a cubierta” (2019-1-ES01-KA204-065201). Dicha expresión es una orden utilizada a bordo que significa que todo el mundo es necesario en una determinada situación y actividad.

El citado proyecto pretende analizar y recuperar la construcción naval a través de la carpintería de ribera como patrimonio laboral europeo, desde el pasado para el presente y su proyección de futuro. El coordinador del proyecto es la Cátedra, y el otro socio institucional español que participa es el Centro Tecnológico de la Madera y el Mueble de la Región de Murcia (CETEM).

La justificación e interés del proyecto nace por la detección del incremento de oportunidades laborales en el sector de la carpintería de ribera en ciertos países como, por ejemplo, el Reino Unido y Suecia. Por otro lado, es ecosostenible, y hay muy pocos profesionales trabajando en ello. Además, impulsando este sector laboral, ayudaremos a recuperar un patrimonio inmaterial europeo que es parte de nuestra identidad común.

Parar lograr este objetivo, se van a desarrollar tres productos intelectuales:

  • La creación de un repositorio digital con documentos e informes clave esenciales, de los siglos XVI al XXI, sobre la carpintería de ribera, en las seis regiones europeas marítimas.
  • Diseño, desarrollo y puesta en marcha de un curso de formación en carpintería de ribera en todas las áreas marítimas.
  • La organización de un curso de formación de formadores para preservar el patrimonio cultural inmaterial de la profesión de carpintería de ribera en Europa.

“Todas la manos a cubierta” reúne a seis socios de 5 países y regiones marítimas distintas: España, Grecia, Bélgica, Italia y Polonia. Todos ellos cuentan con conocimientos, habilidades complementarias y con la necesaria experiencia para cumplir con los objetivos planteados.

Entre los socios colaboradores destaca la Armada Española, institución que a través del Instituto de Historia y Cultura Naval ha mostrado su apoyo. No debemos olvidar que con la puesta en marcha de los Arsenales en el siglo XVIII se desarrollaron, profesionalizaron y evolucionaron las tareas de organización del trabajo en el mantenimiento y la construcción naval.